¿Que es la terapia transpersonal?

LA PSICOLOGIA TRANSPERSONAL

La terapia transpersonal está enfocada a aquellas personas que estén diagnosticadas con algún trastorno psiquiátrico, personas que están tomando psicofármacos (ansiolíticos, tranquilizantes, antidepresivos, etc.) y quieran reducir su consumo , para personas que en sus vivencias del día a día se van produciendo hechos y acontecimientos que les producen  estrés y ansiedad, que lejos de generar trastornos o traumas, condicionan su pensamiento y comportamiento creando en ellas un cierto malestar cotidiano y para personas que quieran  mejorar sus relaciones con los demás , consigo mismas repercutiendo favorablemente en sus salud y bienestar.

La forma de acompañar terapéuticamente a las personas en la línea de la psicología transpersonal es que cada persona que acude a consulta es tratada como única, por lo que no se puede hablar de comparaciones ni de trastornos, sino de falta de habilidades y de conocimiento interno para hacer frente al sufrimiento.

Desde esta perspectiva, la terapia es un viaje que se hace “acompañado” y cuya meta es “el sí mismo profundo” con todas sus sanadoras consecuencias. Por tanto, en psicología transpersonal, el término “terapeuta” significa “acompañante” y lo que realmente resuelve problemas es el crecimiento personal y la expansión de consciencia de la persona que acude a consulta.

A través de técnicas de mindfulness, del yoga, la meditación, la terapia de esquemas, técnicas cognitivo-conductuales, humanistas y transpersonales, el terapeuta va acompañando a la persona en su viaje de conocimiento interior buscando y explorando las causas que provocan su sufrimiento, sin centrarse solamente en apaciguar sus síntomas, aprendiendo la persona habilidades para manejar sus pensamientos, emociones, para equilibrar su energía vital, para tratar los duelos, y en definitiva  a aceptarse y quererse más , lo que repercutirá en mejorar su relaciones con los demás, su salud y su bienestar.

Una terapia transpersonal será aquella que finalmente nos ponga en contacto con nuestra identidad esencial. En realidad, el término transpersonal hace referencia a lo que está más allá de la persona.

Las personas que usualmente solicitan terapia pueden considerarse individuos plenamente sanos que simplemente quieren ser más felices de lo que son. Se trata de personas que o bien están atravesando una crisis o bien desean examinar alguna cuestión de su propia vida y sentirse orientadas hacia un desarrollo integral que dé sentido a sus vidas.

Terapia transpersonal: fases de la terapia

Antes de trazar un plan y como punto de partida, toda terapia comienza por ayudar al sujeto en conflicto a poner fin al grado de sufrimiento que pueda padecer. Posteriormente y, una vez restablecido un cierto nivel de equilibrio emocional, el terapeuta transpersonal guía en el proceso de apertura de sus dimensiones interiores y, para ello, el plan terapéutico puede desarrollarse en tres etapas:

  • Primera etapa: Conocimiento de la propia identidad Ego. A lo largo de esta etapa se entrena al sujeto a observar todos los matices posibles de su propio conflicto. Es decir, aprender a dirigir la mirada interior, incrementando el auto conocimiento y la consciencia de sus propios patrones mentales y emocionales. Dicho “darse cuenta” aborda los elementos psicológicos implicados que causan inquietud y en muchos casos sufrimiento. A partir de este punto, el sujeto comienza a ser capaz de asumir y aprovechar el inmenso caudal de oportunidad que su crítica “situación personal” ofrece. “Lo que más nos irrita de los demás es aquello que puede conducirnos a un mejor entendimiento de nosotros mismos”. (Carl Jung)
  • Segunda etapa: Reprogramación y relativización del propio Ego. En esta etapa el sujeto aprende a nombrar sus diferentes partes internas y proceder a recrear nuevos patrones de pensamiento de los que se derivará la vida futura de su yo personal. En esta fase, el sujeto aprende a conectarse con sus verdaderas necesidades y elegir lo que quiere vivir, constatando que lo que sucede en su mente se debe a un proceso íntimo de “interpretación de la realidad”. A partir de este punto, el sujeto por el simple hecho de devenir consciente abre un nuevo horizonte vital en cuya construcción ya puede intervenir y optar. “Lo importante no es lo que sucede sino como lo interpretamos”. (Lair Ribeiro)
  • Tercera etapa: Hacia la Esencia: A lo largo de esta etapa, el sujeto construye el puente entre su Ego o mente pensante y el nivel transpersonal o Identidad Esencial. Conforme se avanza, el sujeto se reconocer como Ser Espiritual que se manifiesta en la Conciencia Testigo. Desde este nivel, intuye la finalidad de su vida y el propósito de su propio devenir, de manera que los errores se perciben como experiencias no casuales de aprendizaje hacia el despertar de la conciencia. “No eres una criatura humana en una aventura espiritual, sino una criatura espiritual en una aventura humana”. (Theilard de Chardín)