Quien se queja se entrena en la queja

La queja como modo de vida tiene efectos devastadores

A diferencia de la queja razonable que sirve para reparar o evitar una injusticia, lo cierto es que hay muchas personas que no paran de quejarse continuamente, tanto es así que llega a ser un modo de vida. Instalarse en la queja tiene algunos beneficios inmediatos, (esa es la razón por la que muchas personas la usan) pero los perjuicios además de mayores, son catastróficos para la felicidad de las personas creando un estado de amargura demoledor.

Eludir la responsabilidad

Las personas que se quejan de todo pretenden con ello eludir su responsabilidad. Piensan que si se quejan es porque todo lo que les pasa siempre es culpa de otros (desde el gobierno a su jefe ect). Por lo tanto una de las primeras consecuencias es no poder cambiar nada de su vida porque mientras la responsabilidad sea de otros hay que esperar a que ellos se muevan. El beneficio conseguido con esta postura es evadirse de cualquier afrontamiento y justificar porque no les ha ido tan bien en la vida como merecen.

La queja no cambia nada

Uno de los engaños de la queja continuada es que la persona que lo hace parece que esta haciendo o resolviendo algo, cosa que si ocurre con la queja razonable, lo que da una falsa sensación de movimiento. Parece como si quejarse así, fuese un modo de solucionar los problemas, cuando es justo lo contrario. La queja como estilo de vida es estática y de la misma no se desprende ninguna solución. Sus efectos lo único que consiguen es que la persona se sienta peor.

La queja es agresiva

Las palabras quejosas producen pensamientos de injusticia, indefensión, impotencia por lo que la persona se coloca en el papel de victima; Vive como si estuviese continuamente atacada y con la necesidad de estar alerta y defenderse, lo que genera no poca agresividad.

Poco atractivas

A nadie le gusta estar escuchando penas y problemas por lo que las personas que se quejan por todo son muy poco atractivas para los demás. En  algunos casos, sobretodo si el vinculo es fuerte, la persona que se queja puede conseguir atención y cuidado por parte de los demás; Si se da el caso, “la victima” lo utilizará para conseguir mas de lo mismo. Lo recomendable en estas circunstancias seria no reforzarlo, porque así no gana ninguna de las partes.

Las criticas son quejas

Hay muchas personas que no paran de criticar a todo el mundo por lo que sea. Esto es una forma de queja y tiene las mismas consecuencias: crear un estado desagradable que no conduce a ninguna parte, ni soluciona nada.

Evitar el rechazo

Muchas personas piensan que si se quejan conseguirán sentimientos de compasión, pena, amor ect en los demás. Lo que no se dan cuenta es que aunque así sea por un corto periodo de tiempo, al final están abocados a un rechazo seguro, cuando esta es probablemente la razón  por la cual han puesto en marcha la estrategia de la queja. Buscan aceptación y acaban en rechazo.

Las quejas ocasionales hasta pueden servir como elemento liberador en un momento determinado; ahora bien las quejas como habito solo crean infelicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *